Insuficiencia tiroidea y sus causas

Cuando la glándula tiroides falla el funcionamiento del cuerpo también fallará. La glándula tiroides es un órgano pequeño en forma de U en la región del cuello medio. Su función normal es producir tres hormonas: tiroxina (T4), triyodotironina (T3) y calcitonina. La T4 y la T3 están involucradas en el metabolismo del cuerpo. Estimulan casi todas las células del cuerpo, lo que a su vez afecta las funciones vitales del cuerpo. Algunas veces, la glándula tiroides no funciona, lo que lleva a una afección llamada hipotiroidismo.

Efectos

Cuando la glándula tiroides falla, el cuerpo gradualmente dejará de funcionar correctamente. Esta disminución gradual del funcionamiento a veces puede confundirse con depresión o demencia en adultos mayores. Los signos de insuficiencia tiroidea incluyen expresión facial opaca, ojos y cara hinchados, cambios de voz (ronquera o habla lenta), pensamiento confuso, aumento de peso, pérdida de cabello y cambios en la piel como sequedad o descamación. La insuficiencia de la glándula tiroides sin tratar puede llevar al coma y a la muerte.

Tiroiditis de Hashimoto

La causa más común de insuficiencia tiroidea es la tiroiditis de Hashimoto. Por razones desconocidas, el cuerpo ataca la glándula tiroides con glóbulos blancos y anticuerpos. Esto se denomina reacción autoinmunitaria. Esta reacción destruye el tejido de la glándula tiroides. La glándula tiroides eventualmente se vuelve incapaz de producir las hormonas tiroideas necesarias. La tiroiditis de Hashimoto a menudo ocurre con otros trastornos endocrinos como la diabetes o con otras enfermedades autoinmunitarias como la artritis reumatoide. Es una enfermedad común en mujeres mayores y en personas con síndrome de Down. Aproximadamente el 50% de las personas con tiroiditis de Hashimoto eventualmente tendrán insuficiencia tiroidea.

Tiroiditis

La insuficiencia tiroidea también puede ocurrir como resultado de una inflamación no autoinmune de la glándula tiroides. Los virus o bacterias pueden infectar la glándula tiroides causando que la glándula se vuelva dolorosa y se agrande. También puede haber dolor de garganta y dolor en la mandíbula o en el oído. Algunos casos de tiroiditis tienen un aumento en la producción de hormona tiroidea (hipertiroidismo) seguido de una insuficiencia de la glándula tiroides. Sin embargo, en la mayoría de los casos, una vez erradicada la causa inicial de la tiroiditis, la función tiroidea retornará a un nivel normal y, ocasionalmente, la ingestión de ciertos medicamentos recetados puede inducir una tiroiditis no dolorosa.

Hipotálamo o insuficiencia hipofisaria

La producción de hormona tiroidea está regulada por el hipotálamo y la glándula pituitaria. El hipotálamo es la parte del cerebro que se encuentra por encima de la glándula pituitaria. El hipotálamo libera la hormona liberadora de tirotropina (TRH), que estimula a la glándula pituitaria a liberar la hormona estimulante de la tiroides (TSH). La TSH entonces estimula la glándula tiroides para liberar las hormonas tiroideas. Cuando se ha liberado suficiente hormona tiroidea, ésta inhibirá la producción de TRH y TSH. La falla del hipotálamo o de la glándula pituitaria interrumpirá este delicado proceso, llevando a la falla de la tiroides.

Deficiencia de yodo

Un componente importante de la hormona tiroidea es el yodo. El yodo es un nutriente dietético importante y muchos países en desarrollo tienen dietas deficientes en este nutriente. El yodo es utilizado por la glándula tiroides para producir T4 y T3. Si la dieta es deficiente en yodo, la glándula tiroides continuará tratando de producir T4 y T3 y se agrandará. Una tiroides agrandada puede llegar a ser tan grande que puede causar hinchazón masiva del cuello.

Otras enfermedades

Una enfermedad grave en cualquier otra parte del cuerpo también puede causar insuficiencia tiroidea. Esto se denomina síndrome eutiroideo enfermo. El T3 disminuye, pero los niveles de TSH y T4 son generalmente normales. La mayoría de los pacientes con síndrome eutiroideo enfermo son monitoreados cuidadosamente en busca de insuficiencia tiroidea, pero no son tratados con hormonas tiroideas. Si el paciente enfermo se recupera o su salud se estabiliza, la función tiroidea generalmente volverá a la normalidad.

(0 votes)