¿Te has preguntado si las matemáticas son descubrimiento humano o invención humana?

Entonces, ¿qué es, en esencia, esta cosa llamada matemáticas? Al desarrollar estos números y sistemas de números, ¿descubrimos la codificación oculta del universo? ¿Son las matemáticas, en palabras de Galileo, el lenguaje de Dios? ¿O es la matemática solo un sistema creado por el hombre que se corresponde con las leyes y estructuras naturales? No hay una respuesta definitiva a esta pregunta, pero los matemáticos tienden a ponerse del lado de una de varias teorías convincentes.

Primero, está la teoría platónica. El filósofo griego Platón argumentó que las matemáticas son un sistema que puede descubrirse y que subraya la estructura del universo. En otras palabras, el universo está hecho de matemáticas y cuanto más comprendemos esta vasta interacción de números, más podremos entender la naturaleza misma. Para decirlo de manera más clara, las matemáticas existen independientemente de los humanos, que estuvo aquí antes de que evolucionáramos y continuará mucho después de nuestra extinción.

El argumento opuesto, por lo tanto, es que las matemáticas son una herramienta hecha por el hombre, una abstracción libre de tiempo y espacio que simplemente se corresponde con el universo. Basta con considerar las órbitas planetarias elípticas. Si bien tal trayectoria elíptica proporciona a los astrónomos una aproximación cercana al movimiento del planeta, no es perfecta.

Varias teorías amplían esta idea.

  • La teoría logística, por ejemplo, sostiene que las matemáticas son una extensión del razonamiento humano y la lógica.
  • La teoría intuicionista define las matemáticas como un sistema de construcciones puramente mentales que son internamente consistentes.
  • La teoría formalista sostiene que las matemáticas se reducen a la manipulación de símbolos hechos por el hombre. En otras palabras, estas teorías proponen que las matemáticas son un tipo de analogía que traza una línea entre los conceptos y los eventos reales.
  • La teoría ficcionalista, aunque menos popular, llega incluso a equiparar las matemáticas con los cuentos de hadas: ficciones científicamente útiles. En otras palabras, 1 + 1 = 2 podría permitirnos entender cómo funciona el universo, pero no es una declaración "verdadera".

 

(0 votes)