¿Por qué es mejor una armadura líquida que un chaleco antibalas?

Para cada acción, hay una reacción igual y opuesta. Esta es una ley fundamental de la física. Del mismo modo, para cada objeto en el mundo, debe haber otro objeto que anule/niegue el efecto del primero.

Por ejemplo, como hay armas y balas, también hay chalecos antibalas.

Un chaleco antibalas es un componente importante de la armadura personal que ayuda a absorber el impacto de las armas de fuego (revólveres, rifles, etc.) y metralla de las explosiones, y se usa en el torso.

¿Qué es una armadura líquida?

Los chalecos antibalas tradicionales están hechos de Kevlar, una fibra sintética que se teje en una tela y se estratifica, lo que los hace cinco veces más fuertes que el acero. Aunque el Kevlar hace un buen trabajo bloqueando las balas que se acercan, a veces se deforma o se dobla hacia adentro en caso de impacto de hasta 4 centímetros. Esto puede poner en peligro la seguridad física del usuario y, en algunos casos, incluso ha provocado la muerte de la persona que lleva el chaleco.

Para superar estos desafíos inherentes, los científicos han desarrollado un líquido que puede funcionar para mejorar la fuerza y flexibilidad de estos chalecos tradicionales. El líquido se considera un fluido no newtoniano. Un fluido newtoniano es aquel que cambia su estructura cuando detecta un cambio en la temperatura o la presión, pero un fluido no newtoniano cambia su viscosidad cuando se pone bajo tensión. Algunos ejemplos de líquidos no newtonianos son la sangre, el ketchup, el yogur y la salsa.

¿Cómo funciona la armadura líquida?

El líquido del que estamos hablando aquí es un líquido espesante de cizallamiento (o STF). Un STF es un tipo especial de fluido que cambia su estructura (es decir, su espesor) cuando se le aplica un esfuerzo repentino. En otras palabras, mientras que el fluido normalmente se mueve lentamente en estado líquido, tan pronto como algo lo golpea, entonces ¡boom! Se convierte en un sólido (inmediata y temporalmente). Un fluido impresionante, ¿eh?

¿Cómo puede una sustancia cambiar basándose en el estrés?

El líquido es un coloide, algo que está en estado líquido, pero que tiene partículas sólidas diminutas suspendidas en él. En condiciones normales, permanece en ese estado líquido, ya que las partículas sólidas suspendidas en su interior se repelen entre sí.

Sin embargo, cuando se le aplica una fuerza repentina (como una bala golpeando el fluido) la fuerza generada por el impacto repentino es suficiente para superar las fuerzas repulsivas entre las partículas sólidas suspendidas, haciendo que las partículas sólidas se agrupen (formando masas llamadas hidroclusters) y cambien el estado del material de líquido a sólido. Tan pronto como la energía del impacto se disipa, los grumos se desintegran y el fluido vuelve a su estado líquido.

Suena casi demasiado bueno para ser verdad, ¿verdad?

Un chaleco con STF

Ahora, hablemos de cómo funcionaría este fluido en un chaleco antibalas. Los científicos involucrados en el desarrollo del chaleco afirman que es capaz de detener las balas disparadas desde una distancia de 450 metros (o 1475 pies). Además, este chaleco sería más flexible, ligero y resistente que las opciones tradicionales de Kevlar. En 2010, los científicos del Reino Unido anunciaron que estaban desarrollando un chaleco que combina la fuerza del Kevlar y del STF.

Ya hemos entrado en un mundo donde el líquido (junto con otros factores) es capaz de protegerse de las balas. A este ritmo, ¡tal vez lleguemos al punto en que podamos protegernos de las balas con un movimiento de la mano o con un campo magnético generado alrededor de nuestro cuerpo! ¡Quién sabe qué se nos ocurrirá a continuación!

(0 votes)