¿Qué es la fotodegradación?

Las lentes fotocromáticas son plásticos que cambian de color de forma reversible: se aclaran en cuanto se retiran del sol. Muchos plásticos comunes también cambian de color después de la exposición a la luz solar, pero no de manera reversible. Algunos plásticos transparentes se vuelven gradualmente opacos, mientras que otros que empiezan con un color claro y "blanco" se vuelven gradualmente amarillos. Este lento e infeliz cambio de color de los plásticos se llama fotodegradación y es causado por las longitudes de onda infrarroja y ultravioleta de la luz solar, que cortan las moléculas plásticas grandes en trozos más pequeños.

Fotodegradación en acción. Izquierda: Esta pieza de embalaje de plástico tiene unos 20 años y se ha fotodegradado tanto que casi se ha vuelto marrón. También es muy frágil ahora y los pedazos se rompen fácilmente. Empezó completamente claro, como el envase de la derecha, que tiene menos de un año.

La fotodegradación puede ser una verdadera molestia. En 2007, miles de asientos rojos brillantes y nuevos tuvieron que ser reemplazados en el Estadio de Wembley de Londres después de que el Sol los convirtiera rápidamente en un color rosa poco atractivo, no mucho después de haber sido instalados. A veces, sin embargo, la fotodegradación puede ser mucho más útil. Al descomponer las moléculas grandes de los plásticos en pequeños trozos, puede ayudar a destruir los residuos que, de otro modo, sobrevivirían en el medio ambiente durante varios cientos de años.

Algunos bioplásticos y plásticos biodegradables están deliberadamente diseñados para degradarse de esta manera. Por ejemplo, la incorporación de una pequeña proporción de grupos carbonilos en los polímeros (moléculas repetidoras de cadena larga) a partir de los cuales se fabrican los plásticos puede hacer que se empiecen a fotodegradar a los pocos días de la exposición a la luz solar. Pero eso no necesariamente ayuda cuando mucha de nuestra basura todavía está enterrada en vertederos - profundos y oscuros valles de basura donde la luz del sol nunca pone un pie. Según la FTC de los Estados Unidos, sólo se debe creer en las afirmaciones de que los plásticos son verdaderamente biodegradables si los fabricantes proporcionan "pruebas científicas de que su producto se descompondrá completamente en un período de tiempo razonablemente corto bajo los métodos habituales de eliminación".

(0 votes)