¿Cómo un telescopio puede ver a través del tiempo?

Para descifrar cómo un telescopio puede mirar al pasado a través del tiempo, comencemos con un ejemplo actualizado - lo que vemos cuando miramos fijamente a nuestro sol. Bueno, tal vez no "mirar fijamente" - no es una buena idea. Pero si fueras a salir en este mismo instante para echar un vistazo a nuestra estrella favorita, lo que verías son los rayos del sol del pasado. Ocho minutos en el pasado, para ser precisos.

Esto es potencialmente muy emocionante, ¿no? ¡Estamos en el futuro! Podríamos decirle al sol quién va a ganar la Serie Mundial ocho minutos antes de que se entere y gane millones de dólares en apuestas solares.

Desafortunadamente, no estamos experimentando las emociones del universo antes que nadie. En lugar de vislumbrar el futuro, en realidad estamos demasiado lejos para ver lo que está sucediendo en este momento al sol. Todo se reduce a la luz y lo rápido que nos llega. La luz viaja a 300.000 kilómetros (186.000 millas) por segundo. En el lenguaje de las ciencias técnicas, eso es lo más rápido que se puede hacer.

Es tan rápido que cuando encendemos una lámpara en casa, nunca tenemos que "esperar" la luz - o, más precisamente, la luz está tan cerca de nosotros que el tiempo que tarda en llegar a nosotros resulta insignificante. Pero los rayos del sol -a 92 millones de millas (150 millones de kilómetros) de nosotros- todavía tienen que correr una distancia considerable hasta nosotros antes de llegar a la Tierra. Así que en realidad estamos mirando al sol como apareció hace ocho minutos, siempre. ¿Si el sol se extinguiera de repente? Estaríamos felizmente inconscientes durante ocho minutos.

El sol es sólo un ejemplo cercano. Cada vez que miramos hacia los confines del espacio con un telescopio, vemos lo mismo. Por ejemplo, la estrella más cercana a nosotros - Alfa Centauri - está tan distante que la estamos observando desde 4.2 años luz de distancia. O cómo se veía hace 4,2 años.

Telescopios como el Hubble están mirando galaxias a 100 millones de años luz de distancia; así como el sol es en realidad ocho minutos más viejo de lo que vemos, estamos mirando las galaxias tal como se veían hace 100 millones de años. Eso significa que si estuviéramos en esas galaxias lejanas -en este mismo instante- mirando a la Tierra con un poderoso telescopio, estaríamos viendo a los dinosaurios pisotear alrededor de nuestro planeta.

¿En otras palabras? Esos distantes observadores galácticos también estarían viendo hacia atrás a través del tiempo mientras nos observaban.

(0 votes)